¿Por qué hay que evitar la deshidratación? – CENTRO MÉDICO EN QUITO
¿Por qué hay que evitar la deshidratación?  ¿Por qué hay que evitar la deshidratación? deshidrataci  n 860x573

¿Por qué hay que evitar la deshidratación?

  • Una gastroenteritis, con vómitos y diarrea, puede causar deshidratación.
  • Por lo general los adultos no tienen sensación de tener sed hasta que no están casi deshidratados.Lo hemos oído muchas veces y lo seguimos escuchando: hay que ingerir al día dos litros de agua para mantenerse hidratado y conservar el buen funcionamiento del organismo. En verano, con el calor, es necesario beber aún más y no solo si se tiene sed. Con ello se evita la deshidratación, que es la pérdida de agua y de sodio en el organismo. Es algo que debemos ponernos casi como una obligación, ya que de esta manera podemos conseguir que la salud no se resienta.

    Causas de la deshidratación

    La deshidratación es un cuadro clínico que aparece cuando hay un desequilibrio entre el agua que tenemos y los electrolitos. Suele ser más frecuente en algunas ocasiones concretas; una de ellas es si la persona padece un episodio de gastroenteritis. También aparece cuando el paciente:

    • Tiene diarrea.
    • Vomita constantemente.
    • Presenta fiebre. Cuanta más alta es la temperatura más líquidos se pierden.
    • Realiza ejercicio físico intenso y transpira demasiado. Con el calor las personas transpiran aún más, por lo que es importante hidratarse al realizar deporte.

    Principales síntomas de la deshidratación

    Si no se reponen los líquidos que se pierden se corre el riesgo de deshidratarse. La deshidratación se produce cuando hay pérdida de agua y sales o a consecuencia de una disminución en la ingesta de líquido. Es más frecuente en los niños que en los adultos y es el médico en consulta el encargado de realizar el diagnóstico mediante un examen clínico.

    Quienes más peligro tienen son los adultos mayores y los bebés menores de año y medio. En los más pequeños la pérdida significativa de peso suele ser uno de los motivos que hace saltar las alarmas. Por lo general, en los primeros momentos de la deshidratación no se producen signos visibles, pero a medida que pasa el tiempo algunos síntomas comienzan a notarse. Los más frecuentes son:

    En niños:

    • Irritabilidad y llanto constante.
    • No hacen pis tan frecuentemente y permanecen varias horas con el pañal seco.
    • Tienen los ojos y las mejillas hundidos, así como la fontanela.
    • Al coger con dos dedos la piel, se genera un pliegue que dura breves segundos.
    • Presentan la boca seca.

    En Adultos:

    • Tienen mucha sed. Generalmente los adultos no tienen sed hasta que no empiezan a estar deshidratados.
    • Orinan de manera espaciada y con un color oscuro.
    • Sufren mareos y tienen un cansancio excesivo.

    Tratamientos más efectivos

    La rehidratación depende del grado de deshidratación y de las posibilidades que permita el cuadro clínico. Por lo general el tratamiento es sencillo, intentando sustituir las pérdidas de agua a través de la vía oral con soluciones hiposódicas. No obstante, en algunos casos en los que está comprometido el nivel de consciencia o existen enfermedades colaterales que no permiten la vía oral se recurre a la vía parenteral (rehidratación intravenosa). Si crees que tienes un cuadro de deshidratación debes a acudir al médico para que te ponga un tratamiento efectivo.

    Fuente: https://blog.saludonnet.com/por-que-hay-que-evitar-la-deshidratacion/